Guerreros somos

La danza salvó mi vida
8 mayo 2020
El sombrero que custodia la historia de Colombia en nuestra cultura
25 mayo 2020
 

Por: Omar Hernández Sánchez

Fotógrafo de la compañía sentimiento cimarrón


Dicen que la historia es mejor escribirla y no leerla, en mis años académicos la historia siempre estuvo presente, recuerdo muy bien a todos mis maestros que con gracia y decoro me enseñaron a valorar la historia de mi pueblo y la historia universal, cuando llegué a la universidad fue lo más grande, la historia del arte y la evolución de las culturas.

Sólo falta caminar y caminar por el mundo para poder vislumbrar las huellas que hemos dejado en la humanidad, hoy es fácil a través de internet, entrar en los museos o caminar por el mundo; pero hay una historia que no es fácil descubrir a la primera de cambio, es esa que cada día venimos escribiendo millones de personas, historias silenciosas, duras y profundas que solo son llevaderas si por dentro llevamos la fuerza de un guerrero.

 
 
 

Hace muchos años que me tocan muy de cerca las historias de grandes guerreros y guerreras que vienen acompañando mi viaje hacia un mundo mejor; pero ¿qué es un mundo mejor en esta época? tal parece que es adaptarnos al espacio que habitamos, desarrollando nuestros proyectos, respetando los espacios de los demás bajo las mismas normas.

El guerrero lucha por alcanzar sus metas.

El guerrero se adapta a la situación para alcanzar objetivos.

El guerrero es silencioso.

El guerrero es cauto.

El guerrero es fuerte pero sensible.

El guerrero es duro pero amoroso.

El guerrero es trabajador.

 
 
 
 
 

Pero ante todo, el guerrero es humano y bondadoso con aquellos que luchan a su lado, el guerrero se organiza y hace equipo, es disciplinado y atiende órdenes, pero su decisión lo hace impetuoso y triunfador. “En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme”diría Cervantes. Yo apuntaría, desde un lugar con una mancha de cuyo nombre siempre recuerdo, viajaron muchos guerreros salvando sus vidas, mimetizándose en medio de otra guerra que denominaron IMIGRACIÓN y que por más fuerte que ella fuera, han salido adelante. Tal hasido su arrojo que hoy han formado un gran ejercito de amor y nobleza, y no conformes con extasiarse en ella, la dispersan por el mundo con gran valentía y pureza. Estos guerreros, se han integrado tanto que hoy luchan en diferentes frentes, son médicos, enfermeros, camilleros, psicólogos, atletas, informáticos, poetas, abogado, estafetas, músicos, cantantes y bailarines de saetas, pero ante todo son grandes constructoras y arquitectos construyendo sus vidas. Hoy su mejor arma es la pluma con la que escriben su historia.

Este es un homenaje a estos guerreros que combaten con alegría, llevándola por donde quiera que vayan; no importa su uniforme, no importa su armadura, porque como dice el dicho “al mal que no tiene cura hay que poner la cara dura”, somos muy colombianos pero muy universales como el mismo arte, así es que con mucho respeto expresamos cultura, que será el arma mágica que nos llevará a conquistar el mundo, siendo mejores GUERREROS.