Relatos de carnaval

Por: Tatiana Raigoza S. Bailarina de la compañía Sentimiento Cimarrón.

¡Wow! Noche de Tambó, La Gran Batalla de Flores, Noche del Río, La Gran Parada, La Carnavalada, La Noche de la Guacherna, visita a Palenque de San Basilio, visita a la Corporación Folclórica y Cultural Bambazú, La Troja, La Corporación Cultural Barranquilla y Centro Artístico Mónica Lindo, visita a la Casa del Carnaval, conciertos de La Charanga Almendra, del entrañable maestro Juan Chuchita, del cantautor Juan Piña, Las Estrellas del Caribe, Los Hermanos Lebrón, la banda 19 de Marzo, la visita al malecón, Bocas de Ceniza, el río Magdalena…

¡Uffff! Les confieso que es muy difícil para mi elegir una sola vivencia y/o experiencia humana y digamos artística de nuestro viaje a Colombia y mas específicamente al Carnaval de Barranquilla. Es difícil porque todas y cada de ellas fueron increíblemente especiales para mi, por eso quiero compartir así sea un poquito de varias también a través de fotografías.

Primera entrega

Dos noches de ensayos inolvidables… 

Lo que en principio aparecía en nuestro cronograma de actividades como “visita ensayo grupo tradicional” creo que así lo ponía, se convirtió en una noche mágica. Nos recibió la maestra Luz Marina Cañate Tejedor, nos habló de la historia del grupo Bambazú y pudimos ver de primera mano los Congo de Oro que han ganado durante toda su trayectoria en el carnaval.

Los Congo de Oro se ha establecido a través de la historia del Carnaval de barranquilla como el máximo trofeo que se otorga, siendo por lo tanto el más alto honor dentro de esta fiesta. 

Pero déjenme contarles quien es Bambazú: Nacen en 1980 fundado por Abraham Cáceres y a partir de 1986 tomo el liderazgo su actual directora Luz Marina Cañate, 35 Congos de Oro su gran palmarés.

Fuimos partícipes de un ensayo brutal, con grandísimos bailarines y gigantes personas. Uff! recuerdo que allí en aquel parqueadero gigante estábamos nosotros con la luna y los tambores de cómplices, y allí estaba yo, con mis jeans rotos porque sólo iba a mirar jajaja! Estaba tímida y expectante, en aquel círculo lleno de buena vibra al que con todo su amor, sencillez y humildad nos invitaron a entrar para así formar parte de el, así que poco a poco me fui soltando y después de unos ejercicios, vino el calentamiento pero no cualquier calentamiento no, eso era el calentamiento de los calentamientos jajaja.

Dios eso fue brutal… yo tenía muy claro que me lo quería gozar pero también sabía que tenía que dar lo mejor de mi porque en ese momento era mi primer y quizás mi último calentamiento con unas de las bestias del mapalé, así que me entregué en cuerpo y alma, y bueno después de ese calentamiento tan increíble el universo nos dio un regalo maravilloso…

Lo menciono aquí porque aunque el solo hecho de poderlos ver ya era un regalo, y el haber podido hacer su calentamiento también, pues yo pensé que eso era todo, pero para alegría de nosotros no era el final. Por medio de mis dos grandes maestros Kate y Jose y pues ese regalo era nada más y nada menos que poder vivir en nuestra propia piel, con nuestro propio cuerpo, nuestro corazón y nuestros pies uno de los ensayos con una de las mejores agrupaciones de mapalé con ellos: con Bambazú. Y como si eso no fuera suficiente resulta que no era cualquier ensayo, era uno muy especial ya que era la coreografía de mapalé que iban a bailar en la gran Batalla de Flores. Así que para mi personalmente era un honor, una gran oportunidad, un privilegio así no fuera a bailar con ellos por eso estaba tan nerviosa y emocionada.

Me acuerdo de ese momento intentando pillar sus fuertes y rápidos pasos que eran tan rápidos que iban a la velocidad de la luz; pero yo estaba gozando como una niña con una ilusión enorme que me tenía los ojos como platos, una sonrisa permanente, no sé si por la emoción, por la felicidad, por los nervios, o por el cansancio que me tenía la boca tan reseca que ya ni la podía cerrar, y con el corazón lleno de gratitud y felicidad por estar ahí.

El Centro Artístico Mónica Lindo, es una fundación sin animo de lucro dedicado a estimular el amor por la practica de las manifestaciones artísticas, en especial la danza y la música. La segunda noche de ensayo fue en aquel patio cultural de su Centro Artístico, donde literalmente aterricé porque acababa de llegar nuevamente a Barranquilla después de vivir muchas horas en el aeropuerto de Bogotá y de estar con mi único compañero de viaje en ese momento: mi móvil. Vi un mensaje en el chat del grupo de una invitación para ver un ensayo que me activó tanto que empecé a sacar cuentas de aproximadamente a qué hora estaría llegando a Barranquilla para una vez más disfrutar de esa oportunidad tan especial que no podía ni quería perder.

Así que finalmente llegué al Aeropuerto, me bajé del avión, fui a recoger mi maleta y como la familia de Kate me iba hacen el favor de recogerme para llevarme a su casa pues les pedí el favor de que me llevarán a la corporación dónde era el ensayo. La verdad estaba muy cansada porque la noche anterior me había dormido muy tarde, todos los vuelos que tenía se retrasaron, pero eso no me importó, yo sólo quería llegar y estar en ese patio lleno de árboles, música y danza.

Cuando por fin llegué, entré, saludé y descargué por ahí mi bolso, que por cierto por vivir en la luna cuando nos fuimos se me olvido y lo dejé allá. Me senté en una banquita y ahí estuve sentadita todo el tiempo, los que me conocen saben que me cuesta.

Estuve mirando, observando y disfrutando los movimientos, las sonrisas, las expresiones de felicidad y goce de los bailarines, los pasos, no quería perderme ningún detalle, escuchando los cantos y el rugir de los tambores. ¿Les cuento un secreto? Por un momento me sentí dentro de ese ensayo creo que mi alma y mi corazón no aguantaron tanta emoción y derroche de energía y alegría, que simplemente quisieron irse a vivir y a gozar ese ensayo al saber que ese nos tocaba vivirlo como espectadores.

Próximamente se realizará otra entrega de este relato.

2 reflexiones sobre “Relatos de carnaval”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *