Crónica sobre los Bailes Típicos Colombianos

Los bailes típicos de Colombia son de los más apreciados en Europa, gracias a su amalgama de ritmos, regiones y étnia.

Un país con danzas y músicas tan variadas solo se puede explicar por su ubicación geográfica y su mezcla interracial. Colombia, un país del tamaño de Francia, España y Portugal, está ubicado en la conexión de América del sur con América central a través del imposible paso selvático conocido como tapón del darién.

En todo el mundo son apreciados los bailes típicos de Colombia; debido a todas las características que sus ritmos comprenden. Los ritmos colombianos contemplan desde tranquilas danzas de los aires del interior andino o de las zonas selváticas del sur, rítmicas y pegajozas cadencias de la selva oriental y el llano, hasta las apreciadas danzas negroides-indígenas del litorial pacífico, y los movimientos más candentes que conllevan la mayoría de las danzas de la costa Atlántica.
El Bambuco está en el centro de esta amalgama, como el eje representativo de nuestros aires colombianos; El Bambuco es la máxima expresión del folclore andino colombiano pero también se fortalece en el pacífico. Pero Colombia es rica en danzas y en música folclórica.
Es natural encontrar gran cantidad de grupos de danzas del folclor colombiano en todo el territorio geográfico, no solo en el campo. Grupos de danzas apasionados por bailar y profesores conocedores de lo que consta nuestro folclor. Los institutos de cultura realizan breves investigaciones de campo con los pocos recursos de que disponen.

Es una lástima que el gobierno colombiano no preste mucha atención a los valores que alberga el folclor dancístico y musical colombiano; muy pocos libros hay escritos que se correspondan con la redundancia de información contenida en nuestro acerbo cultural. Guillermo Abadía Morales, Delia Zapata Olivella, Jacinto Jaramillo, Alberto Londoño y Carlos Franco, son algunos de los nombres más reconocidos.

Tampoco existen en la actualidad un portal digital, o páginas web especializadas que muestren con holgada amplitud los caracteres del folclor nuestro. No obstante, muchos grupos de danzas dignamente siguen representando, por lo regular, fielmente las tradiciones. No son muchos los grupos que realizan variaciones extremas o irregulares al rededor de los ritmos o coreografías autóctonas, lo que es bueno. Por lo regular los maestros y estudiantes defienden lo tradicional.
A nivel internacional los ritmos colombianos son muy apreciados, tanto así que año tras año persisten las organizaciones (Festifolk, Cioff, IttiriCaneddu, etc) en la invitación de los grupos de danzas de diferentes regiones de Colombia. Las delegaciones latinoamericanas por lo general son vistas con muy buenos ojos por el público europeo.
Hace años predominaron las giras al exterior de grupos de la calidad del Ballet de Sonia Osorio o el Instituto Popular de Cultura (IPC), pero en la actualidad es muy diversa la calidad y cantidad de tanto agrupaciones como destinos. Raíces de Colombia, Yurumanguí, El Chinchorro, Ballet Farallones y grupos representativos de las universidades, por nombrar solo algunos en Cali.
Actualmente en Barcelona trabaja arduamente, de manera apreciable, una agrupación que merece quizá el apelativo de mejor Compañía de danzas de Colombia en España: Danzas Sentimiento Cimarrón